IGUALDADES QUE MATAN

Publicado Noviembre 27, 2014 en el Periódico La Patria de OruroEditado por andesol

Ver artículo en prensa en: Igualdades que matan

 

¿Para qué poner a competir bajo las mismas condiciones a actores estructuralmente distintos, cuando sería más pertinente proponer políticas públicas diferenciadas, tanto de promoción como de coerción?. Más allá de la complejidad que aquello podría acarrear, bien vale el intento, más aún en un contexto de heterogeneidad económica de sus actores.

A fin de entretenerse en un día de campo, un padre retó a sus tres hijos a una competencia de carreras cuyo premio era una manzana grande para el primero en llegar, una manzana mediana para el segundo y una manzana chica para el último. La competencia entre los dos hijos mayores fue feroz y finalmente el hijo mayor ganó la manzana grande. Sin embargo, el padre se percató que el hijo pequeño no corría sino caminaba tranquilamente. Al recriminarle por qué no había hecho el esfuerzo para obtener la manzana grande, el niño le respondió: “Yo soy pequeño, ¿Para qué quiero una manzana grande que luego no podría acabar?”.

De la misma forma que el padre del ejemplo anterior, el Estado tiende a veces a olvidar que más que a apuntar a la igualdad, las políticas públicas (tanto aquellas que fomentan cierta actividad como las que la inhiben) deben ir dirigidas a promover la equidad, más aún en sociedades estructuralmente diversas como la nuestra. La equidad introduce un principio ético o de justicia en la igualdad, pues sociedades que aplican la igualdad absoluta a sus miembros, sin considerar sus diferencias de base, terminan siendo injustas. No obstante, un par de ejemplos recientes de política pública en el ámbito económico-productivo en nuestro país nos recuerdan que la gestión actual todavía está midiendo con la misma vara a sujetos diametralmente diferentes, en perjuicio de aquellos menos desarrollados.

Primer ejemplo - El pago del segundo aguinaldo y las MyPEs: Durante estos días, la prensa local ha destacado la presión ejercida desde el gobierno para el pago del segundo aguinaldo denominado “Esfuerzo por Bolivia” a todos los empresarios privados sin excepción, respaldados en proyecciones de un crecimiento económico general mayor al 4,5%, que es el porcentaje sobre el cual este decreto se aplica. Todos a saltar de alpargatas pues, “cuando el dinero viene, no importa la fuente”.

En realidad, sí importa. Desde el año 2008 a la fecha, las sucesivas tasas de crecimiento récord del PIB (4.67% en promedio en este periodo) se explican en gran medida por el crecimiento en actividades extractivas (el sector minero creció el 2008 un 56,26% comparado a crecimientos mucho más moderados – del orden del 4 % - en los demás sectores). En efecto, en el periodo 2003 - 2013, la actividad textil ha crecido anualmente en promedio, sólo un 2,1 %, la actividad agrícola no industrial un 2,77%, la actividad pecuaria un 3,4% y las demás actividades manufactureras un 1,78% (INE), por citar algunas actividades predominantemente realizadas por MyPEs. Es decir, tasas muy alejadas del umbral del 4,5%, y mucho más aún de tasas de crecimiento promedio del 4,67%, 7,53% y 8,71% que en ese periodo reportaron los sectores de telecomunicaciones, minero y petrolífero, respectivamente. Lo irónico es que justamente los sectores que crecieron más son aquellos que generan, en promedio, menos empleo pues son exhaustivos en capital. Por la misma razón, estos sectores no serán afectados por el segundo aguinaldo en la medida que serán afectadas las MyPEs que concentran un mayor porcentaje relativo de sus gastos en mano de obra.

Segundo ejemplo – El cantado incremento en el precio de la leche, por la presión de los proveedores de las principales industrias transformadoras de lácteos del país. Ya en 2011 y como resultado de similar presión se había definido una política de “precio Justo” que fijó el precio del costo de la leche cruda entre 2,8 y 3,2 Bs el litro, y que incluía entre otras cosas la creación del Fondo PROLECHE, con ingresos provenientes de la venta de cerveza y otros, para luego ser transferidos, a manera de compensación por el alza en sus costos, a las empresas transformadoras de lácteos.

Hasta ahí todo excelente pero, a la fecha ¿Qué empresas se beneficiaron de las transferencias de dicho fondo? Un reporte de PROBOLIVIA muestra que en general, sólo medianas y grandes empresas cumplieron los requisitos establecidos en la R.A. 05/2012. Entre estos requisitos figuran incurrir en costos de registro sanitario y mantención de éste, muestras periódicas en laboratorios, pagos para mantener sus estados financieros, y otros. ¿Quién puede permitirse tales costos?.

Por tanto, el resultado efectivo ha hecho que para el pequeño transformador lácteo el costo de su principal insumo (la leche) se haya incrementado, al mismo tiempo que –debido a que no pueden acceder al beneficio del fondo – su competitividad se ha deteriorado, sea al incrementar los precios de sus productos para cubrir sus costos, o mantenerlos, a fin de mantener sus ventas, dado que la mediana y gran industria sí pueden hacerlo. No mencionamos en este análisis todos los costos inherentes a las características de una MyPE rural como las limitaciones de escala (mayores precios pagados por litro de leche debido a los pequeños volúmenes demandados, mayores costos de transporte, costos hundidos de tipo administrativo, legal, etc.) y también otros (localización, uso limitado de tecnología, cartera limitada de clientes. etc.).

Retomando el ejemplo inicial del artículo y aplicándolo en la implementación de políticas públicas en nuestro país, nos preguntamos ¿Para qué poner a competir bajo las mismas condiciones a actores estructuralmente distintos?, ¿Por qué en lugar de aquello no proponer políticas diferenciadas, tanto de promoción (premio) como de coerción (obligación)?. Más allá de la complejidad que aquello podría acarrear, bien vale el intento, más aún en un contexto de multiculturalidad pero sobre todo de heterogeneidad económica de sus actores.

PEGASO Vs. TÚPAC KATARI

Publicado Mayo 16, 2014 en el Periódico La Patria de OruroEditado por andesol

Ver artículo en prensaPegaso Vs. Tupac Catari

 

Ambos proyectos ejemplifican el enfoque de desarrollo al que apuesta cada país en este ámbito y probablemente en otros: Por un lado, el proyecto ecuatoriano ejemplifica aquel de la construcción paso a paso de una tecnología propia, si bien limitada a la escala actual de aquel país; por otro lado, el proyecto boliviano, de "transferencia inmediata", mucho más ambicioso y costoso, pero de una incierta sostenibilidad futura.

Llamó la atención esta semana una publicación referida a la emisión de las primeras señales enviadas por el nanosatélite Ecuatoriano denominado "Pegaso" - pesa poco más de un kilo y es básicamente un cubo de 10 por 10 centímetros - puesto en órbita a inicios de este mes. Los artículos publicados resaltan orgullosos que dicho satélite fue hecho con tecnología 100 por 100 ecuatoriana y que costó no más de 800 mil dólares, incluido su lanzamiento a través de un cohete Chino. Algo que también se resaltó fue que los impulsores de este proyecto fueron un denominado Programa Espacial Civil Ecuatoriano (PECE), compuesto por varias instituciones académicas y empresariales de ese país, a las que se sumó la gubernamental Agencia Espacial Ecuatoriana (AXE).

El contraste con el proyecto en desarrollo por nuestro país para el lanzamiento del Satélite Túpac Katari parece inmediato. Una primera aproximación nos remite al ejemplo venezolano con el lanzamiento de su satélite Simón Bolívar años atrás y que - a decir de algunos críticos - de venezolano tiene sólo el dinero, pues "fue fabricado por chinos, puesto en órbita por chinos y operado - al menos inicialmente - por chinos". De esa forma, cualquier país con una billetera gorda podría jactarse de ingresar a la carrera espacial, decían. Cambiando el nombre del prócer, algo similar podría decirse de nuestro satélite, que siguió el mismo modelo, a un costo de 300 millones de dólares, 100 menos que el de su antecesor venezolano.

No obstante, una mirada más detallada entre Pegado y Túpac Katari nos permite observar que, a nivel técnico, los proyectos son completamente diferentes. En breve, se podría decir que el proyecto Ecuatoriano se trata de una prueba inicial de ciertas tecnologías (paneles, antenas, emisión de imágenes, etc.) adaptadas localmente. En cambio, la estructura tecnológica que utilizará el satélite boliviano, con tecnología comercial china ya desarrollada, le permite un uso mucho más amplio, sobre todo a nivel comunicacional, pues permitirá ampliar la actual cobertura de televisión, internet y telefonía móvil, entre otras. Además, el paquete incluye la formación de becarios bolivianos, la garantía y la construcción de la infraestructura de monitoreo en tierra. Eventualmente, se dice, una vez en órbita el satélite podría inclusive "vender" sus servicios a países vecinos, aunque no exista una demanda concreta identificada al momento. En el caso venezolano, Uruguay hizo una primera jugada inteligente al ceder su órbita espacial asignada para colocar este satélite a cambio del uso gratuito del 10 por ciento de la capacidad comunicacional de dicho satélite. Al parecer, la practicidad uruguaya - zapatero a tus zapatos dirán - predominó frente a hitos de repercusión política y simbólica. En este sentido, varios expertos indicaron que la capacidad potencial de un sólo satélite - digamos, el Simón Bolívar - excede con creces la demanda actual de toda la región y, por tanto, no existe la necesidad de otro prócer tecnológico más en el espacio.

Así, Pegaso y Túpac Katari - los satélites, repito - ejemplifican el enfoque de desarrollo al que apuestan Ecuador y Bolivia en este ámbito y probablemente también en otros: Por un lado, el proyecto ecuatoriano ejemplifica aquel de la construcción paso a paso de una tecnología propia, si bien limitada, a escala actual de aquel país; por otro lado, el proyecto boliviano, de transferencia inmediata, mucho más ambicioso y costoso, pero de una incierta sostenibilidad futura.

De los modelos citados ¿Cuál es preferible?. Sin la intención de ser un agorero de los proyectos actuales - a cualquier boliviano le agradaría ver a la tricolor en el espacio, y eso bien lo sabe el gobierno - soy de la opinión que todo proceso serio de desarrollo llega de forma gradual y no de la noche a la mañana. Así, históricamente toda potencia tecnológica actual - miremos sin ir lejos a nuestro vecino Brasil - ha pasado por etapas de desarrollo necesarias para asentarlas en las raíces mismas de la sociedad. Ha sido un desarrollo natural, si se quiere.

Por eso es interesante el ejemplo ecuatoriano - aún así si el satélite éste tiene fallas, como se manifestó recientemente - pues del error nace la verdad. Como lo dijo en su momento el mismo presidente Correa "Más allá del logro tecnológico, es el logro de la fe". Asimismo, la concurrencia entre distintos actores de la sociedad civil Ecuatoriana demuestra que pueden existir vías largas y escabrosas - establecer espacios de coordinación público-privado, fortalecer los centros de investigación en las universidades, promover alianzas con sectores de la sociedad, inclusive aquellos empresariales, aunque no sea políticamente correcto hoy en día - pero que a la postre definen un proceso cierto de desarrollo. En fin, se trata de tejer un destino con base en recursos propios - sin renunciar a los ajenos - antes que comprar un hermoso vestido sin saber a ciencia cierta si el modelo se ajusta a nuestra realidad y desafíos futuros.

Consecteteur hendrerit

September 10, 2009Posted by Someone

 

Sed lacus. Donec lectus. Nullam pretium nibh ut turpis. Nam bibendum. In nulla tortor, elementum vel, tempor at, varius non, purus. Mauris vitae nisl nec metus placerat consectetuer. Donec ipsum. Proin imperdiet est. Phasellus dapibus semper urna. Pellentesque ornare, orci in consectetuer hendrerit, urna elit eleifend nunc, ut consectetuer nisl felis ac diam. Etiam non felis. Donec ut ante. In id eros. Suspendisse lacus turpis, cursus egestas at sem. Mauris quam enim, molestie in, rhoncus ut, lobortis a, est.

 
 
Contadores

Contadores de visitas gratis para webCursosContadores de visitas gratis para web